Cuando dolor forma parte de tu normalidad, cuando todo parece perdido, cuando ya no sabes qué hacer de repente un día se cruza en tu camino una recomendación de un cirujano maxilofacial y una clínica dental a través de una página web especializada. Te quedas con el nombre, anotas el teléfono, te decides a llamar y logras encuentrar una solución para lo que ya dabas por perdido. Esto resume la historia de Susana una de nuestras pacientes a la que hemos podido ayudar con un trabajo conjunto de ortodoncia y cirugía maxilofacial.

Algunos padres están convencidos que nuestro trabajo siempre requiere de aplicar un tratamiento con brackets o aparatos de ortodoncia y esto no es así. Una parte de nuestra rutina es controlar el crecimiento de la boca de los niños y aplicar lo que denominamos ortodoncia preventiva para ir encaminando la boca y evitar complicaciones en el futuro. También resolver casos en los que no se precisan brackets y en los que si se hubiera controlado el crecimiento correctamente no hubiera derivado en un problema. Y de eso hablamos en este nuevo artículo de blog.

La ortodoncia precoz, es la que nos permite hacer un seguimiento  del crecimiento  dental de los niños para poder ver posibles problemas y ponerles solución antes de que se produzcan. Con las revisiones periódicas de la boca y los dientes de los más pequeños de la casa podemos diagnosticar qué va a ocurrir en su crecimiento dental e intervenir a tiempo.

En la clínica de Ortodoncia Borja tenemos claro que la coordinación es la clave del éxito de nuestro funcionamiento. Hemos trabajado durante años en un gran objetivo, como es crear un equipo de trabajo. En este equipo todos saben cuál es su función y la de sus compañeros. La comunicación fluida y la formación continua de todos nos permiten además que todos puedan seguir un trabajo donde lo dejó el compañero y que el ritmo de la clínica sea constante. ¿Quieres ver las bambalinas/backstage de nuestra clínica?

La disfunción témporo mandibular es una de las problemáticas que solucionamos día a día en la Clínica de Ortodoncia Borja. Muchos de nuestros pacientes tienen dolor en su mandíbula y articulación y no saben por qué. En este post explicamos a grandes rasgos a qué se debe y también que la solución y el fin del dolor es más fácil de lo que imaginan con un diagnóstico y tratamiento adecuado.

En Ortodoncia Borja recuperamos y rehabilitamos la mejor sonrisa de nuestros pacientes y para ello lo primero es informarles de qué es un tratamiento ortodóncico. Hemos elaborado un listado con 5 preguntas y respuestas claves que ayudan a los pacientes a entender cómo va a ser su tratamiento. A cada uno de ellos les damos esta información personalmente, pero ahora además también queremos compartirla a través de nuestro blog.

Hay sonrisas que parece que no tengan ningún problema serio a pesar de no ser perfectas, pero no siempre es así. A veces un simple diente torcido nos da señales de que algo no funciona bien. En el siguiente caso veremos como un diente fuera de lugar nos indica que si no se arregla en un futuro no será el único.

El crecimiento asimétrico es un problema muy habitual entre los niños que diagnosticado pronto tiene una rápida solución. Nos evitaremos un rosario de problemas funcionales y estéticos en la boca de mayores y en algunas ocasiones, una intervención quirúrgica. Poner solución a estos casos requiere de un tratamiento con dos objetivos el de la ortopedia dental y la estética facial.

Este 2018 se cumplen 25 años desde que Águeda y Nuria empezaron a trabajar en la Clínica de Ortodoncia Borja. Han sido días de recuerdos y anécdotas, de hacer balance y también de afrontar un nuevo reto. Y el reto es plasmar en un curso toda la experiencia adquirida en todos estos años trabajando. Así el 13 de abril impartirán el curso de especialización para higienistas Las diez claves para un trabajo de calidad.

Pocas cosas tan pequeñas son tan precisas y sensibles como los brackets. Son una auténtica máquina de hacer sonrisas. Todos sus elementos actúan de forma conjunta para dirigir el movimiento de los dientes dentro de la boca.  Los alinea y hace encajar unos con otros de forma correcta para facilitar las funciones básicas como morder o masticar y para que la función de la articulación sea la idónea, es decir, que no duela cuando se cierra y abre la boca.