No te vamos a explicar qué es la Navidad, porque todo el mundo sabe lo que es y lo que se hace en ese período de tiempo tan especial, pero sí que queremos advertirte de las tentaciones en las que no debes caer en estos días de fiesta y reuniones familiares. Por experiencia sabemos que después de la Navidad los pacientes, que llevan un tratamiento de brackets, se resienten y casi todos por los mismos problemas. Muchos no supieron decir ‘no’ a tiempo y han complicado el proceso de su tratamiento por eso queremos recordarte unos consejos básicos de ortodoncia.

Sí, en este nuevo artículo yo soy la protagonista porqué además de ortodoncista, desde hace más de 25 años, también he sido paciente de un tratamiento de ortodoncia y de cirugía por un problema grave en mi articulación. Un problema que una vez resuelto se ha convertido en una gran ventaja para mi trabajo ya que además de diagnosticar y planificar un tratamiento desde el punto de vista técnico, científico y profesional ahora lo puedo afrontar desde su vertiente más humana.

Neus, Inmanol, Alex … un año más la lista de pacientes que van a tomar la Primera Comunión es bien larga. Y un año más, muchos padres llegan angustiados a nuestra clínica de ortodoncia preguntando: “¿Sería posible quitarle a mi hijo los brackets unos días, nada uno o dos, para las fotos?”. A la angustia inicial y al mar de dudas, con el que vienen los padres a preguntar, se sucede el bienestar y el peso que les quitamos de encima cuando les respondemos: “¡Claro que se puede, sin problemas!”.

Hemos encontrado solución a un problema que afecta a cientos de músicos de instrumentos de viento. No ha sido fácil y ha requerido muchas pruebas e intentos hasta dar con este protector especial para que los músicos en general y en concreto los que llevan ortodoncia puedan tocar sin rozaduras ni cortes en sus labios y sobretodo sin alterar el sonido de sus instrumentos.