Un salvavidas llamado férula

¡Comparte este post!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

¿Te gusta esta sonrisa? Sin duda es muy bonita y no siempre ha sido así. Tiene una historia detrás que ahora te vamos a contar. Un antes y un después donde interviene una férula de descarga como elemento principal del tratamiento.

Las férulas se han convertido en un auténtico protector para los dientes de muchos de nuestros pacientes. Tanto las maloclusiones dentarias como el estrés, las preocupaciones, los cambios importantes que afectan nuestras vidas, para bien o para mal, hacen que apretemos más de la cuenta nuestra boca. La lista de consecuencias es larga: dolor articular, desgaste de los dientes o bloqueo de la boca. Por suerte en Ortodoncia Borja tenemos una solución y muchas cosas que contarte al respecto.

Hace poco vino una madre para la revisión de los brackets de su hija y aprovechó la visita para comentarnos algo que le estaba ocurriendo desde hacía tiempo y que cada día le preocupaba más.

-Es que me he dado cuenta que me estoy quedando sin dientes, cada vez los tengo más pequeños, mi marido dice que me chirrían por la noche y la verdad es que muchas mañanas me duele toda la boca, la mandíbula, todo. ¿Qué puede ser?

La hicimos pasar a la consulta y cuando nos enseñó su boca y sus dientes esto es lo que nos encontramos.

 

Una boca con los dientes muy desgastados debido al ritmo de vida. Frente al estrés diario hay quien le duele el estómago, pero a nuestra madre, trabajadora y ama de casa la válvula de escape de no parar en todo el día lo estaban pagando su articulación y sus dientes por la noche. Para estar seguros y descartar cualquier otro problema le hicimos un CBTC, radiografías en 3d, montaje en articulador y un estudio cefalométrico y articular.

 

Después de los resultados no había ninguna duda sobre el diagnóstico y una única solución para su problema: hacerle una férula de descarga. Las férulas están hechas de resina acrílica biocompatible, que es más débil que el diente y se coloca a modo de escudo para que sea la férula y no nuestros dientes quienes se desgasten por apretarlos demasiado. Es un auténtico protector para la articulación de la mandíbula y para nuestras piezas dentales, ya que es capaz de relajar la musculatura de la cara y redistribuir las fuerzas en la boca.

A nuestra madre después de liberarla de todas las tensiones de su boca le reconstruimos la forma de sus dientes con composite para recuperar una sonrisa más bonita y también más joven y natural. A las imágenes del resultado, del antes y después, le sobran las palabras, el cambio y mejora de su sonrisa es más que satisfactorio.

Las férulas también resultan efectivas para casos como: la recesión gingival, es decir las encías poco a poco se retraen dejando al aire el diente, y las afracciones o perdida de esmalte a nivel del cuello del diente que se producen al perder la protección gingival. Todo esto conlleva algunos problemas como por ejemplo el aumento de la sensibilidad en los dientes. También se recomiendan las férulas de descarga para gente cuyos dientes presentan problemas periodentales, con una férula evitamos que los dientes se muevan.

La articulación de nuestra boca es un engranaje perfecto al que hay que cuidar y escuchar. A todos los pacientes que visitan Ortodoncia Borja les recomendamos que estén atentos a ciertos síntomas que suelen ser: dolor en la zona del oído al nivel de la sien, tensión en la mandíbula, el temido bloqueo de no poder abrir o cerrar la boca por completo y los frecuentes ruidos cuando comes, hablas o bostezas. Esto último es lo que le pasó a otra de nuestras pacientes. Una estudiante que no le daba importancia a sus clicks en la mandíbula hasta que su nivel de estrés aumentó al llegar a la universidad y los ruidos se convirtieron en una constante muy molesta. Hicimos un estudio exhaustivo de su boca hasta descubrir que tenía un problema de maloclusión dentaria y alteración de la función articular. Había que reproporcionar todas las fuerzas de su boca para conseguir un equilibrio. Con una férula específica para ella conseguimos que todas las partes de su boca apretaran por igual.

             

Para conseguir el objetivo que pretendíamos diseñamos una férula que debía llevar las 24 horas del día. No siempre es así, en Ortodoncia Borja, elaboramos distintos tipos de férulas para llevar de día, de noche y también las que llamamos partidas. Éstas se dividen en 3 partes, una anterior y dos laterales. Son ideales para los pacientes que no quieren que se vea su férula en el trabajo u otros ámbitos de su vida.

El perfil de los pacientes que precisan de una férula son personas adultas, gente joven y últimamente niños. Que los niños aprieten los dientes de noche cuando les están saliendo hasta los 6 años es normal, pero después ya no lo es tanto y los padres han de estar muy atentos y buscar la opinión de un especialista.

¿Y por qué los niños aprietan demasiado sus dientes? ¿Tienen motivos para estar estresados?  Te lo contaremos con todos los detalles en un próximo post. Si éste te ha resultado interesante nos encantaría saberlo con tu comentario y que lo compartieras con tus amigos.

Sonríe, ríe y sé feliz.

 

¡Comparte este post!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
No Comments

Post A Comment